La cultura empresarial española está profundamente arraigada a nuestra cultura como pueblo. Por lo tanto, no todo lo que es aceptable en un contexto de habla hispana se traducirá bien en inglés. Hemos investigado lo que dicen los expatriados acerca de nosotros, lo que dicen acerca de la forma en que el lenguaje (verbal y no verbal) interviene e intermedia en la resolución de conflictos

En general, somos más expresivos y relajados que los que viven en el norte de Europa. En cierta medida, solemos tener un contacto más cercano. Las reuniones son largas y tomamos tiempo para conocer a nuestros socios. Las personas de habla inglesa, sin embargo, van directamente al hecho y sólo intercambian algunas bromas en contextos de negocios. Sin involucrarnos en estereotipos, tratamos de buscar fragmentos que explican nuestra cultura empresarial es distinta … pero descubrimos que la mayor diferencia no es solo lingüística.

 

Tutear vs Usted

La gente que aprende español como lengua extranjera a menudo duda entre usar tú y usted. ¿Pero quién puede culparlos? En España es aceptable puedes tutear a casi todo el mundo, mientras que en América Latina vos y usted (es) son mucho más comunes. En inglés es lo mismo: cubre todos estos casos, incluso si usted está hablando a varias personas. Simple, ¿no?

 

Expresiones idiomáticas

Es posible que parezca que se este tratando a todos de la misma manera, pero no se deje engañar. El español puede ser mucho más casual que el inglés. En nuestra cultura empresarial, es común pasar mucho tiempo hablando y hablando fuera de las reuniones, a menudo sobre temas personales. Y siendo el español el lenguaje creativo que es, siempre arrojamos algunas expresiones idiomáticas en el medio. En inglés, por otro lado, se espera que usted hable de manera formal y no use ninguna expresión que pueda ser percibida como «demasiado casual».

 

Jerga de negocios

Hay, sin embargo, algunas expresiones que usted puede utilizar para casi todo… el inglés de negocios es un caso aparte. La mayoría de esas expresiones ni siquiera tienen un significado exacto  en otros idiomas, pero lo que está claro es que la mayoría de ellas  se han extendido por todo el mundo. Algunos ejemplos de ellos son «24/7» (24 horas al día, 7 días a la semana), «adelantado a su momento» (avanzado), ASAP («lo antes posible»), «fifty-fifty «(50% para una parte, 50% para la otra) y así sucesivamente.

 

Fecha límite vs. Deadline

Muchas personas argumentan que el español no tiene realmente una palabra para el plazo ( tiempo limite, por ejemplo: de entrega). Seguro, que tú piensas si la tenemos «fecha límite».Pero eso es una expresión – no un concepto. Y, quizás no por casualidad, los extranjeros a menudo piensan que tenemos problemas para cumplir los plazos.  Las personas que vienen de países del norte de Europa ven los plazos como algo vinculante y no sólo como objetivos que deben cumplirse «si es posible». Después de todo, si no los cumplen…Están muertos!!!!!

 

Contabilidad y Fiabilidad

Otra palabra con la que los traductores parecen luchar es la contabilidad que vuelve a decir mucho sobre la cultura empresarial española. En inglés, la gente no sólo es “responsable” de sus cosas, sino que “held accountable” también pueden ser responsable . Si alguien le dice, por ejemplo, que están «obligándote a rendir cuentas por el bienestar de alguien», eso significa que lo están responsabilizando por ello. En un contexto de negocios, usted será tenido en cuenta muchas veces, lo que significa que nadie más puede asumir la culpa si algo no va de acuerdo al plan. Entonces también hay fiabilidad, algo fiable es algo digno de confianza, que no falla, a toda prueba. En inglés, puedes decir que alguien es confiable, que es el mismo adjetivo que usarías para un producto, servicio o incluso para algo tan simple como un sitio web. ¡Memorice estas 2 palabras!

 

Lenguaje corporal

En la cultura española, se espera que mantengas el contacto visual mientras hablas con alguien. En una reunión, todo el mundo mirará al que habla. Si no lo haces, la gente pensará que no estás interesado y eres grosero. Esto no es diferente de otras culturas europeas y norteamericanas, aunque en algunos países la gente puede sentirse incómoda con el contacto visual prolongado. Cuando se le presenta a alguien en un contexto de negocios, debe saludarlos en un apretón de manos formal. La gente inglesa es generalmente menos física que nosotros, así que no opte por nada más que un apretón de manos a menos que usted sea realmente, realmente cercano a alguien.

 

Interrumpir a las personas

No siempre hablamos unos de otros, pero no es raro interrumpir a la persona que habla. Es una señal de que estamos honestamente interesados ??y estamos tratando de agregar algo de valor al diálogo. En los países de habla inglesa, podría tener el efecto contrario. ¡Cubrete las espaldas y espera tu turno!

 

Sea honesto y directo

Los empleados tienden a ser más franco en los países de habla inglesa. Se ve como un signo de proactividad. También tienden a ser más directos al  grano , especialmente en los EE.UU.  Si a alguien no le gusta su trabajo, le dirán inmediatamente y sin ninguna sutileza que no eres adecuado para el puesto . Por ejemplo, a diferencia de nosotros no se andan con rodeos acerca de responder a una pregunta negativamente. No lo tome personalmente y trate de ser lo más directo posible. Este rasgo particular es también la razón por qué las reuniones en los países de habla inglesa tienden a ser más cortas y las decisiones a menudo hechas en el acto. Según un artículo de la Harvard Business Review, los empresarios estadounidenses necesitan menos tiempo para reunirse con sus socios y no se sienten a gusto con otros gerentes antes de cerrar un acuerdo.

 

 ¿Pero nuestra mayor diferencia? 

Puntualidad. No es, definitivamente, nuestro punto más fuerte. Con frecuencia llegamos tarde entre 15 o 30 minutos y ya somos conocidos por ello. Por otro lado, los británicos son famosos por su puntualidad. Aunque ambas cosas suenan como estereotipos, los expatriados que han vivido en ambos países están de acuerdo en que los británicos son realmente más estrictos sobre la puntualidad que los europeos del sur. Algunos científicos incluso han sugerido que esto podría ser una consecuencia de la disparidad entre nuestro tiempo oficial y «tiempo del sol».

 

¿Buscas empleo? Llámanos , buscamos gente como tú. Más información en English365