Es posible que más de una vez te hayas planteado presentarte a algunos de los exámenes de inglés. Desde hace algunos años, ha habido ciertos cambios que igual te interesan. Concretamente, el aprendizaje de inglés con ordenadores se ha multiplicado y ahora también es posible examinarse evitando el papel y optando por las nuevas tecnologías. A continuación, te contamos las ventajas de esto, así como posibles diferencias que existen con los exámenes tradicionales en papel.

¿Examen escrito a mano o en ordenador?

O como se diría en inglés: paper based (formato en papel) o computer based (a través de ordenador). Seguramente, te interesa saber cuáles son las principales diferencias que destacan para cada uno de los formatos. La primera de ellas es el plazo de matrícula. La realización de exámenes por ordenador no requiere de tanto tiempo de antelación, pues es posible comunicarse rápidamente a través de la red y evitar el correo postal. Por eso, si optas por la opción en papel, deberás matricularte del examen algún tiempo antes. 

Por las mismas razones, es también frecuente que el resultado del examen se obtenga con mayor celeridad si se escoge la opción de ordenador. Los exámenes hechos con este dispositivo comienzan a corregirse más rápido que si hay que enviar los documentos en papel a los correctores. 

Por último, hay que destacar también los medios utilizados en cada caso. La parte escrita se realiza con papel y lápiz en el caso de los que escojan el modo tradicional, mientras que en la parte de escucha se emplean los altavoces para todas las personas que se examinan. En el caso de que se realice el examen por ordenador, el listening se hace con auriculares propios, lo que puede tener ciertas ventajas porque el ruido ambiente influye menos. 

Aspectos comunes de ambos exámenes

A pesar de estas diferencias, hay varios aspectos comunes. Por supuesto, el contenido no cambia en ninguno de los dos exámenes. Tampoco notarás ninguna diferencia sobre los criterios de calificación.

En cuanto a las partes de speaking y otros aspectos como la duración del examen o las características de cada prueba, tampoco hay ninguna diferencia entre ambas modalidades de examen. 

Principales reticencias de los estudiantes

Como has podido ver, debido a las características de cada examen, parece que las ventajas son mayores en el caso del examen por ordenador, ya que te permite apuntarte más tarde y obtener los resultados con más antelación. Sin embargo, algunos estudiantes todavía tienen ciertas pegas a este formato. 

Sus inquietudes se deben fundamentalmente a la escritura mediante teclado, pues creen que es posible equivocarse más fácilmente a la hora de escribir y no detectar el error. Además, también dicen que escriben demasiado lento utilizando el teclado. Por otra parte, algunos de los aspirantes creen que es mejor tener el papel en la mano durante la prueba de lectura, para poder ver todo el texto en una misma hoja y darle tantas vueltas como sea posible. ¿Tú qué opinas?

Ventajas del ordenador

Además de las ventajas que te acabamos de comentar en el anterior párrafo, también hay otra serie de cosas que podrías tener en cuenta para escoger la opción de examen por ordenador.

Por un lado, los exámenes de inglés tienen frecuentemente ejercicios en los que hay que marcar respuestas, arrastrar palabras a algunos huecos, volver atrás hacia preguntas, etc. Para este formato, el ordenador resulta muy cómodo e intuitivo.

Por otro lado, tampoco hay hoja de respuestas, lo que supone un ahorro de tiempo en la prueba, ya que no tienes que reservar algo de tiempo para transferir cada respuesta a una hoja de preguntas. Esto, por cierto, siempre tiende a aumentar los errores en la transcripción. 

Por último, ten en cuenta que hay un cronómetro disponible en todo momento que te permite controlar el tiempo sin necesidad de consulta con el reloj. Además, para los amantes del papel, se les facilitarán hojas en blanco por si necesitaran realizar anotaciones.

Lo importante: aprender y obtener un buen resultado

A pesar de que estas ventajas parecen bastante considerables, lo mejor es que te decantes por la opción que más se adapte a tus características personales. Al fin y al cabo el objetivo del examen es aprender y obtener el máximo resultado. Las personas tenemos diferentes formas de enfrentarnos a estas situaciones, por lo que te recomendamos que ensayes con ambos formatos y escojas el que más confianza te ofrezca. 

En definitiva, los exámenes de inglés ahora pueden hacerse por escrito o bien a través de un ordenador. Las nuevas tecnologías e inglés se unen para ofrecerte un formato de examen que ofrece muchas facilidades. Está en tu mano elegir la opción que más se adapte a ti. Lo importante es que aprendas lo máximo posible para conseguir un resultado idóneo, independientemente del medio por el que decidas examinarte.